Sociedad · 23 Noviembre 2018

Aislamiento y soledad: Enemigos silenciosos

Por cenie
Aislamiento y soledad: Enemigos silenciosos - Sociedad, Investigación

En la mitología griega y en la Biblia hasta en las críticas más modernas de la era digital, la soledad ha sido representada como parte de la condición humana; aunque el reconocimiento de sus consecuencias adversas y significativas para la salud se ha producido más recientemente y, en gran parte, el interés ha estado provocado por un aumento en la tasa de mortalidad en Europa.

La soledad a menudo se discute en conjunción con el aislamiento social, y los términos se usan indistintamente en el lenguaje cotidiano. Sin embargo, los investigadores han señalado que los dos conceptos deben diferenciarse. Mientras que el aislamiento social surge en situaciones donde una persona no tiene suficientes personas con las que interactuar, un estado objetivo, la soledad es la experiencia subjetiva de angustia por no tener suficientes relaciones sociales o no tener suficiente contacto con las personas.

Aunque los dos conceptos pueden estar relacionados, una persona puede estar socialmente aislada pero no sentirse sola, mientras que una persona con una red social aparentemente grande puede experimentar soledad.

La soledad y el aislamiento son cada vez más parte de la experiencia de envejecer. La reducción de la vida intergeneracional, la mayor movilidad social y geográfica, el aumento de los hogares de una sola persona, todas estas tendencias significan que los adultos mayores pueden estar más aislados socialmente.

Para las personas mayores con los recursos para elegir vivir en una comunidad de jubilados, viajar para visitar amigos o simplemente conectarse a Internet, las consecuencias adversas de la soledad pueden ser menores. Para otros más vulnerables a la enfermedad o a la pobreza, tal vez después de una vida de acceso deficiente a la atención médica en países sin una prestación integral de bienestar, el impacto de la soledad y el aislamiento puede ser profundo. La experiencia y las consecuencias de la soledad y el aislamiento varían con la posición social. Por lo tanto, abordar estos problemas tiene el potencial de desempeñar un papel en la reducción de las desigualdades en la salud, así como en la mejora de la calidad de vida de las personas.

¿Qué consecuencias tiene para la salud?

Las consecuencias para la salud tanto del aislamiento social como de la soledad se han examinado exhaustivamente, aunque la bibliografía dista mucho de ser coherente en cuanto a las medidas utilizadas para evaluar los dos conceptos, lo que a veces hace difícil comparar los resultados entre los diversos estudios.

Hay varios estudios que se centran en la relación entre el aislamiento social y la mortalidad, de hecho, a veces, se relacionó con una disminución del riesgo de mortalidad. Sobre la base de la solidez de los hallazgos, los autores concluyeron que la falta de relaciones sociales es un factor de riesgo tan importante para la mortalidad como el tabaquismo, la obesidad o la falta de actividad física. De manera similar, los adultos mayores que están solos tienen un mayor riesgo de morir antes y tienen más probabilidades de experimentar una disminución en su movilidad, en comparación con aquellos que no están solos.

¿Quién está en riesgo de estar socialmente aislado y solo?

Los adultos mayores corren mayor riesgo de estar aislados socialmente o solos. Para cuando la gente llega a los 80 años, la mayoría vive solo, principalmente debido a la viudez. Este es particularmente el caso de las mujeres mayores que tienen más probabilidades de quedar viudas que los hombres mayores. Las redes sociales de las personas mayores a menudo también se hacen más pequeñas por otras razones: los hijos pueden haberse ido, junto con sus nietos, y los hermanos y amigos mayores pueden haber muerto.

La soledad también es frecuente entre los adultos mayores. Muchos son los adultos mayores que indican sentirse solos en algún momento o a menudo. La proporción es aún mayor entre las personas de 85 años o más: el 25% de las personas en ese grupo de edad admite sentirse sola en algún momento o con frecuencia. La vida en solitario, los problemas de salud y la discapacidad, el deterioro sensorial, como la pérdida de audición, y los acontecimientos importantes de la vida, como la pérdida de un cónyuge, se han identificado como factores de riesgo para el aislamiento social y la soledad.

¿Qué intervenciones se han implementado?

Se han dirigido diversas intervenciones para aliviar la soledad y el aislamiento social, que van desde actividades sociales y físicas como clases de pintura, viajes, visitas escolares y grupos deportivos hasta asesoramiento y terapia.

La heterogeneidad de las intervenciones, la multiplicidad de herramientas de medición y las medidas de resultado, junto con la calidad metodológica deficiente y el enfoque en los subgrupos de la población, tienen la capacidad limitada de los investigadores para extraer conclusiones definitivas sobre la efectividad de las intervenciones.

Las iniciativas son a menudo introducidas por grupos comunitarios o organizaciones benéficas en los vecindarios locales, y rara vez se evalúan. Cuando se han llevado a cabo evaluaciones, el éxito ha sido juzgado por medidas del proceso, como el número de personas alcanzadas y el grado de satisfacción de los participantes.

El grado en que las intervenciones han afectado la soledad o el aislamiento social de los participantes a menudo sigue siendo desconocido y las circunstancias contextuales a menudo no se tienen en cuenta. Las características que tienen más probabilidades de estar asociadas con intervenciones efectivas son la presencia de un marco teórico de apoyo, la participación activa en lugar de la pasiva, y la entrega grupal en lugar de uno a uno.

Lo que sí se sabe es que son necesarias medidas urgentes contra un enemigo silencioso que nos ronda a todos.

#Sociedad
#Investigación
Compartir 
En el marco de: Programa Operativo Cooperación Transfronteriza España-Portugal
Instituciones promotoras: Fundación General de la Universidad de Salamanca Fundación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Direção Geral da Saúde - Portugal Universidad del Algarve - Portugal