Emprendimiento · 17 Enero 2018

Ciudades “age-friendly”, presente y futuro

Por cenie
Ciudades “age-friendly”, presente y futuro - Emprendimiento, Sociedad

No se puede negar: nos guste o no, todos envejecemos. Según un informe de las Naciones Unidas, el número de personas mayores está creciendo a un ritmo sin precedentes. Para el año 2050, por primera vez en la historia de la humanidad, habrá más gente mayor de 65 años que niños menores de 15 años. Y como para entonces el 70% de la población mundial probablemente vivirá en ciudades, esto presenta enormes desafíos y las ciudades tendrán que adaptarse.

Una población que envejece no es algo malo: refleja una mejor salud y un aumento de la expectativa de vida. Sin embargo, a medida que envejecemos, nuestras necesidades sociales, de transporte y de vivienda cambian. Al prepararse para esto, los diseñadores de políticas sociales, los urbanistas y los arquitectos pueden hacer que las poblaciones de más edad puedan llevar una vida mejor.

La empresa global de ingeniería Arup ha analizado cómo las autoridades están respondiendo a este cambio demográfico. Stefano Recalcati, líder del proyecto detrás del informe de la empresa Shaping Aging Cities, explica que las ciudades deben adaptarse para que las personas mayores puedan mantener la calidad de vida: "Es importante ser consciente de la tendencia al envejecimiento. Es un gran desafío para las ciudades del mundo: deberán cambiar, para asegurarse de que las personas mayores continúen desempeñando un papel activo en la comunidad y no queden aisladas. El aislamiento tiene un impacto negativo en la salud, por lo que abordar eso es realmente importante ".

"Las pequeñas innovaciones pueden marcar la diferencia", agrega Recalcati. "Las personas mayores tienen menos probabilidades de conducir, lo que favorece el transporte público. La persona mayor de 65 años camina a una velocidad de 3 km/h. A los 80 baja a 2 km/h, en comparación con el promedio para una persona en edad de trabajar que es de 4.8 km/h. Reducir la distancia entre las paradas de transporte, las tiendas, los bancos, los árboles para dar sombra, los baños públicos y mejorar las aceras, y permitir que haya más tiempo para cruzar la calle, alienta a las personas mayores a salir ".

En los últimos años, se han realizado esfuerzos para hacer que las ciudades sean más accesibles para los residentes, visitantes discapacitados y personas mayores. Berlín apunta a un 100% de accesibilidad para 2020, por ejemplo. Las autoridades de la ciudad están trabajando para ensanchar los pavimentos, brindar orientación táctil en los cruces de carreteras y facilitar el acceso a tranvías y autobuses.

Proyectos en marcha

En Estados Unidos crecen las comunidades de jubilados. Crecen también en otras partes del mundo: ciudades separadas, a menudo cerradas, para mayores de 55 años. Por ejemplo, The Villages en Florida, es una red de “pequeñas aldeas” que albergan a 115.000 personas mayores de 55 conectadas por una red de 145 kilómetros de caminos para carros de golf, con restaurantes, bares, cines y infraestructuras deportivas.

Para Deane Simpson, un arquitecto que enseña en la Real Academia Danesa de Bellas Artes en Copenhague: "La infraestructura del carrito de golf proporciona una red de transporte para vehículos más lentos que los automóviles. Esto podría replicarse como una forma de integrar scooters de movilidad reducida, sillas de ruedas eléctricas y bicicletas. En Dinamarca y los Países Bajos, donde la cultura del ciclismo es fuerte, las ciclovías se utilizan cada vez más para las scooters de movilidad reducida. Es una forma de permitir una movilidad segura para quienes no pueden caminar y no pueden conducir".

En China, más de una cuarta parte de la población tendrá más de 65 años para 2050. Las personas mayores han sido tradicionalmente atendidas gracias a sus familias extensas, que a menudo cuentan con tres generaciones viviendo juntas. Pero los cambios demográficos son un gran desafío para esa unidad familiar. La política de un solo hijo combinada con una mayor expectativa de vida significa que una pareja casada típica podría estar cuidando a cuatro padres y hasta ocho abuelos.

Lead 8 es un estudio de arquitectura y diseño que trabaja en el país asiático. Su co-fundador y director Simon Blore explica que han trabajado en nuevos proyectos que están entre el 80 y el 100% orientados a grupos de personas mayores. "Intentamos mantener la escala de un pueblo chino típico; todas las necesidades se satisfacen a una corta distancia a pie (los ancianos en China no tienen automóviles, y es posible que ya no usen bicicletas). Sobre este tema se superpone un sistema de clínicas de salud "locales", servicios esenciales, espacios abiertos e instalaciones de ocio, que no difieren demasiado de las viviendas de vida asistida, pero a una escala mucho mayor ".

Blore tiene dudas sobre si el modelo estadounidense será aceptado: "Creo que la mayoría de la gente quiere ser parte de la sociedad normal, parte de la comunidad, así que probablemente sea un desafío internacional tratar de equilibrarlo, un lugar con un alto nivel de cuidado, un sentido de comunidad y una relación con la sociedad en general ".

La integración más que la segregación y repensar los diseños tradicionales también es una prioridad para Susanne Clase, arquitecta de White Arkitekter, que está diseñando pisos para personas mayores en Gotemburgo, Suecia, e incluyendo residentes potenciales y profesionales de atención domiciliaria en la toma de decisiones. Ella explica que los apartamentos están diseñados para acomodar las visitas regulares de cuidadores profesionales que ayuden con las tareas personales: "en nuestro diseño, los espacios públicos y privados se invierten. El dormitorio y el baño están junto a la puerta de entrada para que el cuidador pueda acceder a ellos. La sala de estar y la cocina están en la parte posterior y son el espacio privado del residente”. Clase cree que diseñar pensando en el envejecimiento es bueno para todos. "Es importante ayudar a las personas a vivir de forma independiente el mayor tiempo posible, y diseñarlo desde el principio en lugar de hacer adaptaciones más adelante. Ya tenemos un alto nivel de accesibilidad en Suecia”.

Pero, ¿cómo van a funcionar estas innovaciones en una época de austeridad, pensiones reducidas, jubilación posterior y aumento de los precios de la vivienda? El diseño “age-friendly” puede ayudarnos a rediseñar nuestras ciudades, pero ¿cómo podemos asegurarnos de que estas innovaciones lleguen a la mayoría de las personas mayores? El profesor Christopher Phillipson de la Universidad de Manchester cree que se necesita más voluntad política para asegurar que las ciudades amigables para la edad incluyan a las afectadas por la austeridad y el declive económico: "ciudades amigables para la edad cuestan dinero, pero en el Reino Unido hay menos dinero disponible para las autoridades locales. Existen barreras considerables, debido a las presiones sobre los presupuestos y el compromiso limitado de los responsables de la formulación de políticas y los desarrolladores. En ausencia de estos, la posibilidad de crear entornos amigables para la edad se verá limitada ".

En Manchester, la primera ciudad del Reino Unido en ser reconocida como “age-friendly” por la Organización Mundial de la Salud, el Instituto de Manchester para la Investigación Colaborativa en Envejecimiento (Micra) ha estado entrenando a las personas mayores para investigar qué es una ciudad amigable para ellos. Descubrieron que, para la mayoría de las personas, era el contacto humano, en lugar de los gadgets de alta tecnología. "Manchester es amigable con la edad porque tiene un fuerte liderazgo político y la ciudad apoya a grupos vecinales, y trabaja con líderes comunitarios", continúa el profesor Phillipson. "Lo más importante es la colaboración a través de una amplia gama de intereses, en particular los de las personas mayores".

 

#Emprendimiento
#Sociedad
Compartir 
En el marco de: Programa Operativo Cooperación Transfronteriza España-Portugal
Instituciones promotoras: Fundación General de la Universidad de Salamanca Fundación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Direção Geral da Saúde - Portugal Universidad del Algarve - Portugal