Investigación · 31 Enero 2018

Supercentenarios ¿Qué esconden?

Por cenie

Si le preguntas a cualquier centenario cuál es su secreto para la longevidad, puedes recibir una amplia gama de respuestas sorprendentes. Los que tienen 100 años o más, pueden tener ciertas historias anecdóticas, supersticiones o prácticas cotidianas que defienden con fuerza y que consideran la clave para una larga vida.

Recientemente, una mujer de Michigan de 104 años de edad fue noticia ya que atribuía el hecho de beber diariamente una lata de Coca-cola Light como su secreto para la longevidad. En caso de que te lo preguntes, no hay evidencia que respalde que esta pueda prolongar la vida, y es altamente improbable ya que tiene cero valor nutricional.

Lo que sí sabemos con certeza sobre la longevidad es que la genética seguramente desempeñará un papel importante en la determinación de tu esperanza de vida. E incluso si vienes de un linaje de centenarios, eso no garantiza tu longevidad de ninguna manera. Siempre hay factores ambientales y de estilo de vida que entran en juego para determinar cuánto tiempo vivirás. Sin lugar a dudas, existen malos hábitos que llevarán a condiciones de salud más adelante que pueden reducir el tiempo de vida. Por lo tanto, el objetivo es adoptar hábitos saludables que te ayuden a vivir el mayor tiempo posible. Existen focos geográficos conocidos en el mundo, llamados "zonas azules", en los que se ha investigado y encontrado cantidades notablemente más altas que las normales de centenarios. Estos grupos se adhieren principalmente a modos de vida muy saludables que los ayudan a vivir más tiempo.

Controlar la cantidad de comida

El control de porciones es el núcleo de una alimentación saludable, y es un hábito que puede ayudarte a vivir más tiempo. Los okinawenses de Japón participan en lo que ellos llaman "hara hachi bu". Lo que esto significa es que comen hasta que se sientan llenos en no más del 80 por ciento. Esta es una práctica que vale la pena incorporar a tu vida para evitar comer en exceso, exceso de calorías, aumento de peso no saludable y condiciones crónicas asociadas con la obesidad.

Mantenerse físicamente activo

La actividad física es el denominador común compartido por la mayoría de los centenarios. Es uno de los factores más importantes necesarios para ayudar a mejorar la longevidad. Algunas formas de ejercicio generalmente se integran en la vida cotidiana incluso en la vejez, ya sea a través de la jardinería, caminar u otras actividades. Permanecer sedentario no es parte de la ecuación de salud.

Evitar los alimentos procesados

La cultura de la comida rápida sin duda es un peligro para la salud. Puede que no sea posible preparar cada comida en casa, pero es importante reconocer que la comida rápida tiene un bajo contenido nutricional y tiende a incluir ingredientes altamente procesados ​​que promueven el colesterol alto y las enfermedades cardíacas. La mayoría de las "zonas azules" se centran en dietas más saludables basadas en plantas con cantidades mínimas de carne que proporcionan un mayor valor nutricional.

Pensar positivamente

¡Tu perspectiva de la vida importa! Mantener una actitud de satisfacción y positividad sobre la vida en general puede ofrecer algún grado de beneficio para la salud. Esta perspectiva es una parte integral de la vida de cualquier centenario. Identificar tus pasiones y continuar con actividades que te traen verdadera alegría no solo te ayudará a prosperar a medida que crezcas, sino que también te mantendrás joven de corazón.

Mantener la espiritualidad o fe

Los habitantes de Loma Linda, California tienen una gran comunidad de adventistas del séptimo día. Tienen una fuerte práctica basada en la fe que se sigue el mantra que uno siempre debe tratar a su cuerpo como un templo. La investigación ha demostrado que aquellos que son religiosos, espirituales o que siguen tales creencias religiosas tienden a vivir más tiempo.

Una vida social activa puede ser el secreto para la salud del cerebro

Durante nueve años, expertos del Centro de Neurología Cognitiva y Alzheimer de la Universidad de Northwestern han examinado "supercentenarios": hombres y mujeres mayores de 80 años cuyos recuerdos son tan buenos o mejores que las personas de 20 a 30 años más jóvenes. Cada dos años, el grupo llenaba encuestas sobre sus vidas y recibía una batería de pruebas neuropsicológicas, escáneres cerebrales y un examen neurológico, entre otras evaluaciones.

Investigaciones anteriores del grupo Northwestern proporcionaron pistas tentadoras, mostrando que los supercentenarios tienen características cerebrales distintivas: cortezas más gruesas, una resistencia a la atrofia relacionada con la edad y un giro cingulado anterior izquierdo más grande (una parte del cerebro importante para la atención y la memoria de trabajo).

Los escáneres cerebrales también mostraron que estos experimentan un envejecimiento cerebral dos veces más lento que el promedio de personas de su edad. "Esto sugiere que están en una trayectoria diferente de envejecimiento. Están perdiendo el volumen de su cerebro a un ritmo mucho más lento que el promedio de edad".

Pero la estructura del cerebro por sí sola no explica por completo la agudeza mental inusual en este grupo, sugirió Emily Rogalski, responsable del estudio: "Es probable que haya una serie de factores críticos que están implicados", dijo.

Para su nuevo estudio, los investigadores pidieron a 31 supercentenarios y 19 adultos mayores cognitivamente normales que completaran un cuestionario de 42 ítems sobre su bienestar psicológico. Los supercentenarios se destacaron en un área: el grado en que informaron tener relaciones satisfactorias, cálidas y de confianza.

"Las relaciones sociales son realmente importantes para este grupo y podrían jugar un papel importante en la preservación de su cognición”, dijo Rogalski. Ese hallazgo es consistente con otras investigaciones que relacionan las relaciones positivas con un riesgo reducido de deterioro cognitivo, deterioro cognitivo leve y demencia.

 

#Investigación
#Sociedad

En el marco de:

Instituciones promotoras: