Sociedad · 03 Enero 2019

Aún hay tiempo

Por admin
Aún hay tiempo - Sociedad

Parece que finalmente estamos llegando a un punto de inflexión en lo que respecta al cambio demográfico. Vemos preocupaciones acerca de los costes y la dependencia que desbordan las oportunidades y los beneficios de las personas mayores que viven más tiempo.

Estos aspectos positivos son el resultado de vidas más saludables y más activas, y avances en la práctica clínica y la tecnología. Pero estos mensajes están muy alejados de un discurso negativo que rodea al envejecimiento en nuestra sociedad.

La buena noticia es que las actitudes hacia el envejecimiento empiezan a cambiar para reconocer que nuestros últimos años pueden ser profundamente satisfactorios, creativos e incluso pueden estar entre los más felices de nuestra vida.

El término "antienvejecimiento" está empezando a caer en desgracia. Desde que una revista de belleza famoso anunció que ya no usaría el término. "Cambiar la forma en que pensamos sobre el envejecimiento comienza con cambiar la forma en que hablamos sobre el envejecimiento", escribió el editor de la edición. “No queríamos reforzar el mensaje de que el envejecimiento es una condición que necesitamos combatir. Envejecer es algo maravilloso", decía, "porque significa que tenemos la oportunidad, todos los días, de vivir una vida plena y feliz".

Combatir el edadismo también sigue ganando fuerza. En el espíritu de movilización contra el sexismo en los años 60 y 70, se está consolidando un movimiento a favor del envejecimiento. Ashton Applewhite, autora de “Un Manifiesto contra el Edadismo“, es una portavoz destacada. Su charla TED "Acabemos con el edadismo" fue vista más de un millón de veces en seis meses. Applewhite sugiere, "pasar de negar el envejecimiento a aceptarlo, e incluso abrazarlo es clave".

El movimiento internacional para hacer que los vecindarios sean mejores lugares para que la gente envejezca es otra forma de ver el envejecimiento de otra forma.  En 2007, se puso en marcha la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Age-friendly de la Organización Mundial de la Salud. Es un esfuerzo para animar y conectar a las ciudades que están haciendo esfuerzos para crear un ambiente que pueda ayudar a mejorar la calidad de vida de los residentes a medida que envejecen.

Los elementos que permiten que las personas envejezcan en su lugar incluyen todo, desde vecindarios seguros, asequibles y transitables, actividades como el tai chi en el parque y jardines comunitarios diseñados para personas mayores de 50 años, y oportunidades para participar plenamente en la vida social y cívica. La "Age-Friendly Resource Guide" de AARP contiene conjuntos de herramientas sobre cómo su comunidad y usted pueden participar en la creación de lugares ideales para envejecer.

Ahora bien ¿Qué necesitamos hacer para cambiar?

Piensa  diferente

Necesitamos un pensamiento transformador. Es hora de repensar la premisa central que sustenta nuestros supuestos de política hacia las personas mayores. El envejecimiento comienza desde el primer día y todos viven más: los bebés nacen prematuramente, las personas con condiciones complejas a largo plazo y las "personas mayores": todas son buenas noticias. El problema es cómo lidiamos con las presiones financieras y los puntos críticos que enfrentan todas las generaciones, no solo las personas en la vida posterior.

Date cuenta de que no estamos muy lejos del cambio positivo

Hay muchas ideas geniales sobre cómo apoyar el envejecimiento activo y los enfoques intergeneracionales, desde bancos de tiempo hasta iniciativas de concientización sobre la demencia en toda la ciudad, así como enfoques verdaderamente de base para el desarrollo comunitario.

Un enfoque de acción intergeneracional para el envejecimiento, a lo largo del curso de la vida, puede ayudarnos a todos a pensar en nuestras propias necesidades y deseos en la vida posterior, así como nuestras responsabilidades hacia las familias y las comunidades locales. La Organización Mundial de la Salud enfatiza la importancia de mantener a las personas mayores en el corazón de las familias y las comunidades, planeando por adelantado y valorando la contribución de las personas mayores.

Todo lo que hace falta es un pequeño cambio y ganas de mejorar un aspecto que habla mucho de nosotros como sociedad.

Compartir 
En el marco de: Programa Operativo Cooperación Transfronteriza España-Portugal
Instituciones promotoras: Fundación General de la Universidad de Salamanca Fundación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Direção Geral da Saúde - Portugal Universidad del Algarve - Portugal