Entrevistas · 17 Septiembre 2018

¿Podremos vivir para siempre? Tom Kirkwood se suma al debate

Por cenie
¿Podremos vivir para siempre? Tom Kirkwood se suma al debate - Entrevistas

Tom Kirkwood, decano asociado en el Instituto del Envejecimiento, profesor emérito en la Universidad de Newcastle y profesor de biología gerontológica de la Universidad de Manchester desde 1993, estudió en las universidades de Cambridge y Oxford.

El llamado “profeta de la longevidad” empezó a estudiar el envejecimiento en 1974, primero en el National Institute for Biological Standards and Control y después en el National Institute for Medical Research. Es autor de más de un centenar de artículos científicos sobre el tema y ha conseguido hacerse un hueco entre los mejores gracias a la teoría del “soma perecedero”.

Actualmente es miembro de numerosos comités científicos y del consejo de redacción de ocho revistas internacionales especializadas en las ciencias de la vida y la medicina. Además, ejerce como presidente de la British Society for Research into Ageing y responsable del Research Advisory Council del Medical Charity Research into Ageing. Importante no olvidar su papel como asesor del Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Lores.

1. ¿Cómo de cerca estamos de la inmortalidad?

Creo que pasará mucho tiempo antes de que sea posible que alguien viva para siempre, y aún no sabemos si esto es realmente posible. El envejecimiento es un proceso extremadamente complejo. Estamos comenzando a aprender cómo funciona y podemos ser muy optimistas de que este conocimiento nos ayude a mejorar el "período de salud", el período de tiempo durante el cual podemos disfrutar de una salud razonable, pero aún es pronto. Debemos recordar que hemos estado trabajando en desafíos como la eliminación del cáncer durante mucho más tiempo; y a pesar de algunos avances significativos en el frente del cáncer, nos gustaría lograr mucho más.

2. Desde su propia perspectiva: ¿estudia el envejecimiento como una patología?

El envejecimiento es un proceso biológico normal, pero tiene la propiedad distintiva de que nos hace más vulnerables a enfermedades de muchos tipos. Por lo tanto, es un poco híbrido, pues es normal pero también una fuente de patologías. Los viejos argumentos sobre si el envejecimiento es normal o una enfermedad no son particularmente útiles. El envejecimiento es impulsado por la acumulación de daños en nuestras células y órganos, lo que también está relacionado con las enfermedades propias de la edad. Por lo tanto, hay una gran superposición. Una vez que comprendamos los mecanismos básicos del envejecimiento en sí, obtendremos un conocimiento valioso sobre las muchas enfermedades que pueden afectarnos en la vida posterior.

3. ¿Qué tipo de intervenciones podemos hacer en nuestras propias células?

En principio, podríamos diseñar intervenciones que podrían ralentizar o prevenir parte del daño que está en el corazón del envejecimiento. Durante mucho tiempo se esperaba que la adición de antioxidantes pudiera reducir el daño oxidativo que parece ser parte del envejecimiento. Pero en realidad la evidencia de una intervención exitosa a través de antioxidantes no es tan fuerte. Actualmente se están ensayando otras intervenciones, algunas de las cuales muestran resultados interesantes en animales de vida corta como ratones y moscas de la fruta. Una intervención que parece funcionar es el ejercicio. Esto es curioso porque el ejercicio realmente estresa las células y les causa daño. Sin embargo, también estimula los sistemas de mantenimiento y reparación de la celda, por lo que el resultado final es una mejora.

4. ¿No hay obsolescencia programada en las personas?

Es una de las ideas más antiguas y comunes sobre el envejecimiento, ya sea para hacer espacio para nuestra descendencia o para ayudar a permitir el cambio evolutivo. En realidad, sin embargo, es muy difícil ver cómo la obsolescencia programada podría haber evolucionado. En la naturaleza, la gran mayoría de los animales mueren jovenes, por lo que no hay necesidad de tal obsolescencia y es muy difícil que haya evolucionado como un beneficio en sí mismo. En nuestro organismo, casi todos los procesos celulares parecen consistir en ayudar al cuerpo a sobrevivir, no en matarlo. La razón por la que envejecemos no es porque estamos programados para la muerte sino porque nunca hubo una fuerza evolutiva lo suficientemente fuerte como para permitirnos vivir para siempre.

5. Procreación o longevidad, ¿es esta la pregunta?

El secreto para entender el envejecimiento parece ser que la vida siempre implica concesiones de uno u otro tipo. Hemos desarrollado estructuras altamente complejas como el cerebro, pero esa complejidad hace que sea más difícil reparar y renovar este órgano. Una de las principales fuentes de compensación se refiere a la energía que sustenta todo lo que el organismo necesita hacer en la vida. Si asignamos más energía al crecimiento y la reproducción, entonces hay menos para el mantenimiento y la reparación. Entonces, bajo la presión de la selección natural, nuestra evolución forzó un compromiso: invertimos lo suficiente en mantenimiento para que el cuerpo permanezca en buena forma mientras se pueda esperar razonablemente que sobreviva a los muchos peligros del entorno natural. Pero invertir más que esto, y crear así el potencial para que el cuerpo dure más tiempo, supondría un costo porque reduciría los recursos para el crecimiento y la reproducción. La idea de que existe una relación de compromiso entre la procreación y la longevidad se encuentra en el corazón de la teoría del envejecimiento desechable del soma.

6. ¿Qué papel juega la tecnología en estos avances científicos? ¿Ambos sectores avanzan al mismo tiempo?

La tecnología y la biología están avanzando al mismo tiempo. La tecnología aporta nuevas capacidades en la ciencia fundamental, por ejemplo, a través de avances en la generación de imágenes que permiten estudiar el envejecimiento con un tipo de detalle que nunca antes fue posible. Más allá de la biología, la tecnología está ayudando a crear nuevas posibilidades para adaptarse a los cambios físicos causados ​​por el envejecimiento, por ejemplo, a través de nuevos tipos de dispositivos de asistencia.

7. ¿Hay una feminización del envejecimiento?

El envejecimiento afecta a mujeres y hombres de maneras generalmente similares pero también tiene diferencias importantes. La tasa de mortalidad de los hombres es mayor en todas las edades que en las mujeres, por lo que no hay duda de que, en términos biológicos, las mujeres son el sexo más robusto. A medida que las personas viven más tiempo, la diferencia en las tasas de supervivencia indica que esta aumenta en la mayoría de las mujeres. Curiosamente, sin embargo, a pesar de sus mejores tasas de supervivencia, también ocurre que las mujeres experimentan más enfermedades y discapacidades en la vejez, fenómeno que a veces se denomina paradoja de la supervivencia y la discapacidad.

8. ¿Será necesario que la tasa de natalidad aumente en una sociedad futura dominada por personas mayores de 85 años?

Muchos países ven una disminución en la tasa de natalidad al mismo tiempo que las tasas de mortalidad en la vejez disminuyen. Esto significa que la relación entre ancianos y jóvenes está aumentando bastante rápido. En el escenario donde las personas mayores son frágiles y dependientes, existe la preocupación de que no habrá suficientes personas jóvenes para mantener las funciones necesarias de la sociedad. Una solución podría ser intentar aumentar la tasa de natalidad, pero esto también impulsaría el crecimiento general de la población aún más rápido. La alternativa es intentar mantener una buena salud durante más tiempo y, por lo tanto, reducir la dependencia de las personas mayores.

9. ¿Cada vez vivimos más, pero también mejor?

Una de las grandes preguntas sobre nuestras sociedades es si las ganancias en la esperanza de vida se corresponden con las ganancias en la expectativa de salud. Sería bueno que todos los años adicionales que estamos adquiriendo fueran años de buena salud en lugar de años de enfermedad y discapacidad. Hasta ahora, la imagen no es del todo clara y hay una variación de un país a otro. Parece que los años extra no son ni buenos ni malos. Esto es algo que debe medirse y comprenderse con mucho cuidado en los años venideros.

10. ¿Esta forma de envejecimiento del futuro será homogénea? Eso significa que "¿tendremos, como sociedad, las mismas oportunidades para una longevidad de calidad en el futuro o aumentará las desigualdades?"

Lamentablemente, sabemos que hay muchas desigualdades en las sociedades de todo el mundo. Dentro de cada país, parece que siempre hay un "gradiente social" en la salud. Las personas más acomodadas, las de los grupos socioeconómicos más importantes, viven más tiempo y se enferman y quedan discapacitadas más tarde que las personas menos acomodadas. Las razones de este gradiente social son complejas y deben comprenderse mejor. Si la esperanza de vida y salud de los pertenecientes a los grupos socioeconómicos más bajos pudiera equipararse a los niveles de los más acomodados, podría haber mejoras muy importantes en la salud y calidad de vida en la población y reducciones en el nivel de dependencia de alto costo. Y, por supuesto, habría mayor justicia.

11. ¿Realmente queremos vivir más?

La cuestión de si realmente queremos vivir más depende en gran medida de cómo serían los años adicionales de esta vida. Muchas personas más jóvenes, al observar las enfermedades de las personas mayores, dicen que preferirían morir antes que alcanzar ese estado. Sin embargo, las personas mayores, a pesar de tener una enfermedad, generalmente califican su salud y calidad de vida como buenas. En general, las personas no desean morir a menos que sufran tanto que la vida sea dolorosa. Entonces, no siempre somos consistentes de lo que creemos que queremos.

12. ¿De verdad crees que es posible que en 20 años asistiremos a "la muerte de la muerte"?

En mi opinión, la "muerte de la muerte" reside actualmente en el ámbito de la ficción y la fantasía. Es una idea que siempre ha tenido una gran fascinación y que ahora está impulsada por los importantes avances que se están logrando en la comprensión de la ciencia del envejecimiento. Sin embargo, es importante que no permitamos que la fantasía domine las importantes agendas de envejecimiento de la vida del siglo XXI. Es un logro realmente notable que durante los siglos XIX y XX la vida promedio se duplicara. Ahora enfrentamos el desafío de cómo construir un mundo en el que este inmenso éxito se pueda combinar con una nueva capacidad para aprovechar al máximo nuestras vidas más largas. No descarto completamente la posibilidad de que algún día podamos permitirnos vivir mucho más tiempo, quizás incluso indefinidamente. He escrito precisamente sobre este escenario en una obra de ficción exploratoria, al final de mi libro 'El Fin del Envejecimiento', pero incluso en este escenario todavía habría muerte.

13. ¿Qué consejo le darías a los investigadores jóvenes?

Una carrera en investigación es una oportunidad maravillosa, pero siempre es difícil, así que mi primer consejo es que deben estar preparados para un viaje en montaña rusa, ojalá con máximas estimulantes pero también con algunos mínimos muy desalentadores. Las preguntas interesantes e importantes siempre son difíciles, por lo que se necesita determinación para encontrar las respuestas correctas. La mayoría de los éxitos, como la publicación de documentos y las subvenciones ganadoras, dependen de la revisión por pares y esto puede ser brutal. Nadie tiene un viaje fácil. Si su trabajo es realmente original, a menudo los revisores pueden no apreciarlo al principio. Los ingredientes importantes para el éxito son el compromiso, la creatividad, la integridad y tal vez un poco de buena suerte.

14. Para que las instituciones dediquen más recursos a la investigación, es importante que la sociedad también lo exija. ¿Son adecuados los mensajes, tanto científicos como sociales, que llegan a los ciudadanos a través de la comunicación mediática?

Es bueno ver el creciente compromiso de comunicar el contenido y la importancia de la investigación. La mayoría de los investigadores son apoyados por dinero que finalmente proviene del público. Por lo tanto, no solo es bueno involucrarse en la comunicación porque puede ser divertido, sino que también existe un imperativo moral para hacerlo. En general, la calidad de la comunicación es buena y está mejorando, pero existe una tensión entre la necesidad de los medios de contar una historia que puedan "vender" y el hecho de que se realizan muchas investigaciones, ya sea en pasos relativamente modestos o que llevarán tiempo hasta mostrar un cambio real. El tema del envejecimiento es especialmente interesante y desafiante. Las personas tienen sentimientos complejos sobre el envejecimiento y la muerte, que cubren todo el rango de la negatividad y la negación al sobre-optimismo salvaje. Las actitudes sociales con respecto al envejecimiento aún deben absorber los cambios que están teniendo lugar no solo a través de la investigación sino también de manera más general. Hay un papel muy importante para la comunicación científica para contribuir a esta evolución necesaria.

15. ¿Los investigadores evalúan adecuadamente la importancia de los medios no especializados en la percepción que tiene la sociedad sobre su trabajo y, en general, sobre el envejecimiento?

A veces sucede que los investigadores, que son profundos especialistas en sus propias áreas, pueden encontrar dificultades para explicar la naturaleza de lo que hacen a través de medios no especializados. Pero es realmente importante hacerlo, y es bueno que muchas organizaciones ofrezcan algún tipo de capacitación en medios a su personal. También es importante, quizás especialmente con un tema como el envejecimiento, que afecta la vida de todos, que los investigadores estén abiertos a aprender sobre el envejecimiento en sí mismo. Una cosa es conocer, por ejemplo, la genética y la biología molecular del envejecimiento en un organismo modelo, y algo bastante más diferente es conocer acerca de las experiencias y los conocimientos que las personas obtienen a medida que avanzan hacia la vejez. Así pues, los intercambios deben funcionar en ambos sentidos.

#Entrevistas
Compartir 
En el marco de: Programa Operativo Cooperación Transfronteriza España-Portugal
Instituciones promotoras: Fundación General de la Universidad de Salamanca Fundación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Direção Geral da Saúde - Portugal Universidad del Algarve - Portugal